El Gobierno de CABA y la educación

La política llevada a cabo por el Gobierno de Horacio Rodriguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires, respecto al funcionamiento de las escuelas de la Ciudad muestra su desprecio por la escuela pública, hacia les niñes y jóvenes que al decir del ex presidente Macri, «caen» en ese sistema, hacia sus mapadres y hacia les docentes.

La coalición que gobierna la Ciudad a lo largo de 15 años de gestión ubicó a la escuela pública como un enemigo al cual había que desmantelar, hicieron caer las inversiones en infraestructura escolar, el salario, precarizaron la labor docente y permanentemente estigmatizaron a maestras y maestros, como «vagos con baja calificación profesional» en palabras de la Ministra Soledad Acuña. Ahora le añadieron que les docentes no están preparados para la educación virtual, cuando fueron quienes mantuvieron viva la escuela durante el 2020.

Una modalidad discursiva que intenta deslegitimar la lucha docente por el derecho a la educación.

Mientras que les que no pusieron en condiciones las escuelas, ni la conectividad, ni entregaron las computadoras necesarias, fueron justamente quienes ejercen el gobierno de la Ciudad.

Cuando hacia fines de abril el Gobierno Nacional decretó un nuevo período de restricciones en resguardo de la salud ante la crisis sanitaria en curso, lo que incluía el cese de las clases presenciales, el gobierno de Larreta no aceptó el DNU presidencial (que tiene carácter de ley) y apeló a la Corte Suprema de Justicia reivindicando la autonomía de la Ciudad. La Ciudad es autónoma respecto de la educación pero si entra en conflicto con el mantenimiento de la salud pública, lo que debe imperar es la norma nacional. Ya sabemos, la Corte se pronunció a favor de la Ciudad, desechando la grave amenaza que les expertes han señalado respecto al agravamiento de la crisis sanitaria.

Los estudios epidemiológicos nacionales e internacionales demostraban que las aperturas de las escuelas aumentaban la circulación de personas, factor primario en la propagación del Covid 19 y con ello el aumento de infecciones provocadas tanto al interior de los edificios educativos como en los circuitos de circulación hacia y desde las escuelas. Han muerto docentes y directives; también estudiantes.

Sin embargo Rodriguez Larreta, sin fundamentos científicos, mantuvo la presencialidad en las escuelas con una sola posible motivación: la estrategia política-electoral de mostrarse como «defensor de la educación» degradando moralmente a quienes defienden la salud de les trabajadores de la educación.

Ahora Larreta decide la no presencialidad en las escuelas los días 26, 27 y 28 de mayo, rendirse a la evidencia del agravamiento de la pandemia, pero establece que no habrá presencialidad, pero tampoco virtualidad. Y ¿por qué? Si perfectamente se podía seguir con la virtualidad. Pareciera una posición vindicativa, no tiene fundamento. ¿Tendrá el gobierno de la Ciudad temor de que mostrarse mínimamente razonable mancille su autoridad? ¿Quién perjudica ahora a les estudiantes negándole tres días de clases virtuales?. ¿A qué y a quien desafía el jefe de gobierno con esa actitud? Sólo a los porteños y las porteñas, sólo perjudica a las niñas y a los niños.

La especulación electoral en el marco del proyecto político para los sectores del privilegio lleva sobre sus hombros la muerte de personal auxiliar, maestres, profesores y directives del sistema público de enseñanza.

Hacemos responsable al Gobierno de la Ciudad de estas muertes, y reafirmamos nuestro compromiso en Defensa de la Escuela Pública y el Derecho a la Educación y a la Salud.

CABA, 23 de mayo de 2021

CORRIENTE POLITICA DE IZQUIERDA – CABA

www.corrientepoliticadeizquierda.org

E_mail: corrientepoliticadeizquierda@gmail.com

Facebook: Corriente Política de Izquierda

You Tube: Corriente Política de Izquierda – CPI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *