Adhesión a la movilización en todo el país por la soberanía en las vías navegables, derogación del decreto 949/20, y estatización de los recursos estratégicos

https://autoconvocatoriadeuda.blogspot.com/2021/04/adhesion-la-movilizacion-en-todo-el.html?m=1

Como hemos expresado anteriormente desde la Autoconvocatoria por la Suspensión del Pago e Investigación de la Deuda; espacio amplio integrado por más de un centenar de organizaciones sociales, políticas, sindicales y de derechos humanos de nuestro país, entendemos que la Deuda y la Dependencia a la que se somete a nuestro pueblo está íntimamente relacionada con el modelo productivo que se lleva adelante en base a los recursos que tenemos como nación.

La Hidrovía Paraná-Paraguay fue proyectada desde su origen y ejecutada como parte de una “integración”, impulsada con préstamos del BID y el CAF, entre otras entidades, y luego cristalizada en la iniciativa “Integración de la Infraestructura Regional Suramericana”, IIRSA –  que respondía a la demanda de los grandes productores agropecuarios, las cerealeras y las empresas multinacionales que dominan los negocios extractivistas para ampliar y modernizar su infraestructura, abaratar los costos de la producción y el transporte, favorecer el desarrollo de inversiones extranjeras en toda la cadena de valor y profundizar un modelo de extracción e industrialización de materias primas a través de los más de 50.000km de vías navegables en las 3 grandes cuencas de Sudamérica (Amazonas, Orinoco y  Del Plata).

Luego de 25 años de concesión a la empresa Belga Jan de Nul y la Empresa Argentina EMEPA, otorgada en 1995 por el menemismo, a finales de Abril de este año, vence finalmente el plazo de la misma y abre un nuevo capítulo de posibilidades para transformar este paradigma de continua entrega y de saqueo en uno que pueda realmente responder a las necesidades del pueblo en su conjunto; en un país donde se producen anualmente alimentos para 450 millones de personas pero que tiene al 50% de sus habitantes por debajo de la línea de la pobreza.

Originalmente el Presidente Alberto Fernandez anunció la creación de la Administradora Federal: Hidrovía Sociedad del Estado, pero en Noviembre el gobierno dio marcha atrás y lanzó desde el ministerio de transporte, sin mediar previamente con el congreso, el Decreto 949/20, convocando a una nueva licitación de la Hidrovía en manos privadas. Política que se corresponde con los amagues de expropiación al grupo Vicentín, que quedaron en la nada y con su accionar de continuar pagando la deuda fraudulenta a pesar de reconocer la toma de la misma como un hecho ilícito, sin investigar a quienes fueron participes necesarios de la estafa más allá de los funcionarios locales.

Desde la Autoconvocatoria compartimos la necesidad de la derogación del decreto 949/20 así como la necesidad de la Estatización de la mal llamada “Hidrovía”, para poder garantizar el control y el mantenimiento del cauce Paraná y Río de la Plata. Arrancar la concesión  y el peaje de las manos de las  multinacionales implica ponerle un freno a la evasión y el contrabando que hoy sucede sin límites a través de las más de 115 terminales portuarias en la cuenca, por las cuales salen el 75% de las exportaciones del país. Esta oportunidad también es la posibilidad de iniciar un proceso de Nacionalización de nuestros puertos; la reconstrucción de una Flota Marítima Mercante de carácter Nacional (hoy en día el 98% de las embarcaciones que navegan la cuenca son extranjeras).  Así como realizar las obras pertinentes del Canal Magdalena, consideraciones del impacto ambiental mediante, generando puestos de trabajo dignos y la reactivación económica de dichos sectores en pos de intereses soberanos y populares.

Si algo queda claro es que la continuidad del manejo de la hidrovía en manos privadas solo traerá más concentración por parte de los monopolios, con pérdida de la diversidad productiva, la profundización del impacto ambiental (Alteración de ecosistemas, contaminación etc.) en toda la cuenca, mayor evasión de Impuestos, fuga de capitales y de divisas. La entrega absoluta de la soberanía fluvial bajo la expectativa de unas migajas de dólares para pagar una Deuda Ilegítima, Ilegal y Usurera.
    
Incluso en este contexto de agravamiento de la Pandemia se vuelve aún más importante que se destinen todos los recursos necesarios para garantizar las condiciones sanitarias, sociales y económicas para poder ponerle un freno a la expansión de los contagios. Tanto la entrega de la soberanía de nuestras vías navegables como el empecinamiento en pagar una Deuda Odiosa, y además, fácticamente impagable, van en absoluto detrimento de generar estas condiciones mencionadas y de, en palabras del Presidente, Priorizar la Vida antes que la Economía. 

Por todo ello, desde la Autoconvocatoria adherimos a todas las movilizaciones y actividades que se impulsan este Lunes 26 de Abril en distintos lugares de todo el país (ver flyer de arriba), incluyendo:  Rosario, CABA, Tigre, Córdoba, Tucumán, y Resistencia, en el marco de que se llevará a cabo la reunión del “Consejo Federal de Hidrovía” que puede definir el futuro de nuestras vías navegables ese mismo día. Dejando en claro además que una posible Estatización de las mismas bajo ningún punto de vista debe ser comprendida como la oportunidad de cosechar dólares para pagar una Deuda, que cómo ya mencionamos es Ilegítima, es Ilegal y es Usurera y que no debe pagarse, pues de haber una deuda vigente, es aquella con el Pueblo y deberá ser el pueblo quien defina,  desde su autodeterminación, el uso y destino de los recursos estratégicos para su bienestar, sin condicionamientos, ni ataduras externas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *